Seleccionar página

A los jugadores de golf nos gusta conocer nuevos campos o por lo menos a mí me gusta jugar en diferentes campos y afrontar los retos que plantean hoyos que no he jugado nunca.

Un campo que me enamoró desde el primer tee es el campo sur de La Manga. Es prácticamente llano pero los obstáculos de agua, muchas de sus calles en dogleg, la amplitud de la calles y su magnífico césped hacen muy divertido y variado jugar en este campo. Fue diseñado en 1971 por Robert Putman y modificado en 1992 por Arnold Palmer.

Hay un par de sorpresas curiosas. En el tee de salida del hoyo 18 hay una placa en recuerdo del eagle que hizo allí Arnold Palmer en el año 1975 para ganar el Open de España. 

Puede parecer una exageración poner una placa para conmemorar un eagle. Yo creo que en este caso está más que justificado por tres motivos. En primer lugar hay que tener en cuenta que en 1975 los palos con los que se jugaba no eran los de ahora, conseguir llegar de dos en los pares cinco era “raro.. raro”, no se veían eagles como ahora que los torneos se televisan y todas las semanas se ven varios. En segundo lugar se hizo el último día, en el último hoyo y para ganar por uno. En tercer lugar lo hizo una leyenda, Arnold Palmer!!.

Arnold Palmer fue un grande,grande, ganó siete de los grandes: cuatro Masters de Augusta los del 58,60,62 y 64, el Abierto de Estados Unidos de 1960 y el Abierto Británico de 1961 y 1962. Junto con Jack Nicklaus y Gary Player formaron el llamado Big Three que popularizaron el golf televisado en todo el mundo.

Jugar en el mismo campo que un día recorrió Arnold Palmer te puede producir un “subidón” adicional al que te ha producido la placa conmemorativa que hay en el hoyo 12, un par 3 de 126 metros.

Otto Bucher no ganó ningún grande pero fue muy grande lo que hizo: ¡¡un hoyo en uno a los 99 años!!

No sólo nos demuestra que se puede jugar al golf a una edad muy avanzada sino que a los que no hemos hecho nunca un hoyo en uno nos redobla la fe de que algún día lo conseguiremos.

Yo por lo menos no me pienso morir sin hacer, al menos, un hoyo de un solo golpe.

Balata58

Comparte esta publicación con quien tú quieras: