Seleccionar página

El Tournament Players Club at Sawgrass ( TPC at Sawgrass ) es un campo de golf en el sureste de los Estados Unidos , ubicado en Ponte Vedra Beach, Florida, al sureste de Jacksonville. Es el hogar de la sede del PGA Tour y alberga The Players Championship , uno de los eventos más importantes del PGA Tour. Construido específicamente para albergar The Players Championship, emplea un concepto de «estadio»: como en otros deportes, los espectadores en el TPC se sientan en «puestos» hechos de montículos elevados de hierba.

El hoyo 17 del TPC Sawgrass se puede describir de muchas formas, pero pocas lo definen tan bien como la del veterano caddy Billy Foster: «En ese tee, los mejores jugadores del mundo tiemblan como los perros cuando cagan y se trata de un simple wedge. Es increíble lo que pueden hacer 10.000 personas abucheando y deseando que la mandes al agua«.

(Fuente: El hoyo 17 de Sawgrass durante The Players 2018)

Son 125 metros a un green de más de 70 de largo. Un desafío menor para un profesional medio. Pero está rodeado de agua… y de mística. Y la combinación de ambas lo convierte en uno de los pares 3 más difíciles del mundo. Que sea el penúltimo hoyo tampoco ayuda. Su sombra persigue a muchos jugadores desde que ponen un pie en el campo.

«Si no estuviera en una isla, jamás fallaríamos ese green, porque es enorme, pero el agua lo convierte en un quebradero de cabeza», asegura Jimmy Walker, ganador del PGA Championship de 2016. Y tiene razón. El agua funciona como un imán sobre los golfistas.

Lo explica la psicóloga deportiva Rocío Pomares. «En situaciones de estrés tendemos a centrarnos en lo que supone una amenaza, en este caso el agua. El mensaje que se lanza al cerebro es evitar el agua, pero el inconsciente se rige por imágenes y se queda con la del agua». Por eso, apunta, si no se trabaja adecuadamente el obstáculo puede convertirse en una atracción. (Esto a mí me pasa a menudo, veo un obstáculo y parece que tenga imán, la bola acaba allí irremediablemente).

En el torneo considerado quinto grande, el The Players que se juega en este campo, aproximadamente el 10% de las salidas de los profesionales en este hoyo son ¡agua!. Según sople viento a favor o en contra, lo que es un día un wedge o un hierro 9, otros días puede ser un hierro 6 o hasta 5.

Si alguna vez te has preguntado de dónde salen tantas bolas para la venta de bolas usadas, te diré que se estima que al año unas 120.000 bolas acaban en el lago artificial que rodea el green de este hoyo.

La Isla ha sido decisiva en el desenlace del considerado ‘quinto grande’ en infinidad de ocasiones desde su estreno en 1982. Sergio García ha vivido las dos caras de la moneda. En 2008 un birdie en este hoyo le permitió imponerse en el ‘playoff’ ante Paul Goydos y llevarse el hasta entonces mayor triunfo de su carrera. Disfrutalo aquí.

Cinco años después, dos bolas al agua le costaron la victoria cuando marchaba empatado en cabeza con Tiger Woods. El castellonense se desquitaría en 2017 cuando firmó el octavo y hasta la fecha último hoyo en uno que se ha registrado en este emblemático hoyo. Ver este hoyo en uno.

Las aves se han utilizado para denominar los resultados bajo par: birdie, eagle, albatros, cóndor. Mira aquí si quieres saber por qué.

Gaviota debería utilizarse para algo… después de lo que ocurrió en este hoyo en el The Players de 1998. Ver gaviota colaboradora.

Lo mejor es que no tienes que ir hasta Florida para sentir lo que sienten los profesionales en el tee del 17 del TPC Sawgrass, ven a Rojales y en La Marquesa jugarás su réplica exacta. En un próximo post lo cuento.

Balata58

Comparte esta publicación con quien tú quieras: